Salud Salud
Blog del Exito

 

Posts from ‘Éxito y crecimiento personal’

abr
22

Nuestro día está lleno de retos, de actividades por hacer, de reuniones, de ideas que materializar…

¿Cuál es nuestra actitud frente a todos estos retos?. Partimos de la base de que somos personas y no máquinas, personas que se pueden ver influenciadas por un comentario negativo que puede echar por tierra un trabajo de días, si tenemos cualquier tipo de estímulo en negativo podemos hundirnos…

Pero ¿y si pudieras tener una estrategia personal que te ayudara a mejorar tus resultados rápidamente y fácilmente y conseguir tus objetivos?

Aprende a mejorar tus resultados y conseguir los objetivos que te propones

En nuestra mente hay muchísima información, no está del todo ordenada pues el constante cúmulo de sensaciones, de deberes, de momentos cargados de intensidad no nos deja pensar con claridad en cada acción que hacemos, pero es el momento de enfrentarnos a la tarea pendiente con decisión, claridad, positivismo, motivación y alegría.

Porque no hay reto que te  pueda minar la moral, y si su resultado no es el esperado, piensa que de los errores se aprende, y son el mejor de los maestros.

Así que en tu día a día, espeja la mente, respira hondo y organiza tu actividad.

  • ¿Cuál es el objetivo?
  • ¿Con qué herramientas cuento?
  • ¿Qué plazo tengo?
  • ¿Tengo todo lo necesario?

Plantéate las preguntas que sean necesarias y verás como las respuestas te las va dictando tu propio cerebro. Todo lo que necesitas eres tú mismo.

Una vez estás en este punto, empieza a caminar…

Cada vez que logres un hito, sonríe, ya estás más cerca del objetivo. Visualiza la tarea realizada con una gran sonrisa en tu cara. ¡Trabajo bien hecho!

La estrategia a seguir es poder avanzar con paso firme sabiendo que la vida en sí es un camino donde encuentras gente amable que te acompaña durante un rato, gente que intenta hacerte variar de camino, hay piedras, hay vallas, llueve… ¿y qué?… Avanza…

Los objetivos personales son de cada uno, y el verdadero motor de que tus resultados mejoren rápidamente es que empieces a llevarlos a cabo y tengas la convicción de que todo va a salir bien.

La frustración, y el miedo no son más que barreras y vallas que se nos plantean para no avanzar… ¡salta la valla! ¡bordea la barrera! encuentra una solución para poder seguir en la línea que te trazaste.

Cuando las cosas no salen cómo esperabas, párate y piensa ¿qué debo aprender de esta situación?, la vida nos plantea examen tras examen y sólo cuando los aprobemos podremos pasar al siguiente nivel… Entonces ¿qué nos detiene? ¡Avancemos!

Cambia tus “no puedo” por “puedo hacerlo”, quítate la pereza y pon una buena dosis de diligencia (Diligencia es  hacer lo que debemos hacer con el esfuerzo necesario con que debe hacerse…), sustituye el miedo por valentía, activa la sensación de felicidad al ver que los retos se cumplen, que todo fluye, pide al Universo que las piezas del tu puzle encajen, que todo sea como debe ser. Y avanza… Conseguirás mejorar tus resultados y conseguir tus objetivos.

Para que tus resultados mejoren rápidamente sólo debes querer.

Todo lo demás vendrá sólo…

Ahora párate, respira y disfruta del resultado.

¿Quieres saber más sobre cómo puedes conseguir tus objetivos? Descúbrelo aquí

ene
09

En esta época en la que la vida pasa tan deprisa y tenemos tantas tareas por hacer, la sociedad cada vez se está convirtiendo en más individualista. Muchas veces apenas prestamos atención a nuestras relaciones sociales y e incluso llegamos a descuidarlas. Ya decía Aristóteles que el ser humano es un animal social. Siempre hemos necesitado y seguiremos necesitando tener personas a nuestro alrededor: nuestra familia, nuestra pareja, los compañeros de trabajo… que nos apoyen, que nos escuchen, que nos aporten, y por supuesto, nosotros mismos también aportar todo eso a los demás. La comunicación y las relaciones con los demás son fundamentales para nuestro crecimiento personal.

crecimiento personal a traves de internet

 

La sociedad está cambiando en muchos aspectos, y también las formas de comunicarse y relacionarse. Quizá el problema actual no se encuentre tanto en la falta de comunicación, como en que nos veamos rodeados por un sinfín de fuentes y canales nuevos, que pueden hacernos sentir abrumados y confundidos por no saber cual es la forma correcta de usarlos. Bien utilizados, nos pueden aportar mucho a nuestra vida.

Ahora mismo Internet y especialmente las Redes Sociales nos están facilitando el contacto con amigos y familiares con los que anteriormente la comunicación era complicada, especialmente debido a la distancia. En cuestión de segundos podemos estar conectados de cualquier manera y compartir todo tipo de experiencias con nuestros seres queridos de manera sencilla.

También hay muchos sitios, tal y como es Adictos al Éxito, dedicados a ayudar al crecimiento personal. Algo que anteriormente quizá no habíamos pensado, se encuentra ya al alcance de todos gracias a Internet y las Redes Sociales.

Desde Adictos al Éxito queremos promover estas relaciones fomentando la interacción social, el trabajo en equipo, y la comunicación entre las personas. Por ello hemos creado un blog, una sección de noticias, y por supuesto nos encontramos en Redes Sociales como Facebook y Twitter . Para que no sólo seamos nosotros quienes te aportemos información, consejos, y todo lo necesario para mejorar tu vida y favorecer el crecimiento personal, sino que tú también puedas compartir tus opiniones, tus vivencias, tus conocimientos… al fin y al cabo, es el contacto con los demás lo que nos hace desarrollarnos como personas, y eso es lo que fomentamos en Adictos al Éxito.

ene
02


Te resumimos las excusas más típicas y utilizadas a la hora de dejar las cosas para más adelante. Vamos a analizar lo que hay detrás de cada excusa y abrir la puerta a la reflexión para ver si podemos dejar de racionalizar el hecho de posponer las tareas y darnos oportunidad de elegir hacer lo que realmente nos conviene.

 

dejar las cosas para mas adelante

¿Cuántas veces nos hemos dicho “Cuando empiece el año me pongo a ello”?

Lo haré cuando…

¿Suena familiar? Creo que todos hemos caído alguna vez en esta excusa. Algunos ejemplos pueden ser:

Empiezo

… mañana

…el lunes

… después de las vacaciones

… el 1 de enero

… después de las fiestas o de mi cumpleaños

 

Otras variantes:

… cuando organice todos estos correos

… cuando arregle los armarios

… cuando acabe con todas estas llamadas

… cuando pase este pico de trabajo, etc.

 

Esta es la dilación, así de simple, no queremos hacer las tareas difíciles que realmente deberíamos estar haciendo, y posponemos las cosas poniéndonos excusas y haciendo “sólo una cosa más” – Esto a menudo termina siendo una de las excusas más frecuentes para dejar las cosas para más tarde.

 

Realmente no necesito hacerlo ahora mismo

Esta es la madre de todas las excusas de la dilación. No tenemos que hacerlo, a pesar de que se podría sufrir a la larga si no hacemos lo que ahora no nos apetece ¿Verdad?

Cuando nos ponemos esta excusa, lo que realmente estamos diciendo es: “No quiero hacer esto, y estoy esperando a que misteriosamente se pase, o que de repente me sienta motivado para hacerlo realmente”. Muchos de nosotros usamos esta excusa a sabiendas de que estamos posponiendo algo. Otras formas de usar esta excusa son: “Hay un montón de tiempo” y “siempre puedo hacerlo mañana.”

 

Ahora no es el momento adecuado

Bueno, a veces, realmente no es el momento adecuado. Si quieres aprender a hacer surf y es pleno invierno, quizás debas esperar hasta el verano. Aunque la mayoría de las veces, sin embargo es sólo una excusa que se usa, ya que nunca será el momento adecuado.

Decir que no es el momento adecuado es sólo una forma de racionalizar por qué no comenzamos el camino hacia en nuestras metas y sueños. Culpamos a la situación – aunque si estuviéramos lo suficientemente motivados, podríamos hacer de este momento el momento adecuado.

Si esperas a que el momento para absolutamente cualquier cosa, sea el idóneo, nunca estarás listo para comenzar

 

No es realmente tan importante

Nuestras metas y sueños o nos importan realmente o no. Mucha gente comienza el camino hacia su sueño, uno realmente importante para ellos,  y en un momento determinado se atascan. Llegan a un punto que es difícil avanzar o superar y se acaban atascando. Con el tiempo, tal vez por miedo al fracaso, tal vez la pereza, o simplemente por tener que realizar tareas desagradables, racionalizan que sus objetivos no eran realmente tan importantes para ellos o que ya no desean tanto eso con lo que soñaban y acaban por abandonar. Plantéate cuando llegues a un puente difícil de cruzar y pienses en abandonar si son tus miedos los que están hablando o si realmente ya no es importante para ti conseguir ese objetivo. Piensa, si estuviera seguro de poder cruzar este puente ¿Seguiría adelante?

 

No tengo suficiente información para comenzar

A menudo, el recopilar información o formarse para algo es más que necesario y una buena idea, el problema viene cuando nos paralizamos en este punto acumulando libros que leer, cursos que hacer, información que obtener y aprender… pero no aplicamos nada mientras tanto. Imaginemos que queremos convertirnos en profesor de patinaje, pero antes nos apuntamos al curso de patinaje para formadores, luego compramos libros de didáctica, luego buscamos juegos para aprende a patinar, luego queremos informarnos en Internet sobre como tratar con grupos de niños y luego sabemos que necesitamos mejorar nuestra comunicación y queremos apuntarnos a un seminario para hablar en público… Llega un momento que incluso no estamos aprendiendo nada nuevo o útil para nuestro objetivo, pero aun así continuamos leyendo y leyendo. Aquí hay que preguntarse ¿Qué es lo que ya puedo poner en práctica de todo lo que he aprendido? ¿Por qué no he comenzado ya a hacer algo de lo aprendido? Quizás tu objetivo ahora empieza a parecer difícil, o no estás seguro de qué hacer. Empezaste con una planificación y unos hitos, ¡bien hecho! pero con el tiempo, has de plantearte si se ha convertido en la excusa perfecta de por qué no empezar.

La recopilación de información de esta manera, sin aplicar nada de lo aprendido es sencillamente entretenimiento disfrazado de planificación.

 

Ha surgido algo que no puedo dejar de lado

A veces esto es una razón legítima. Sin embargo, muchas otras, esto es sólo una excusa que usamos cuando hemos llegado quizás a un punto en el querremos dejar fácilmente el proyecto en un segundo plano, tal vez incluso indefinidamente.

Recuerda que las personas que consiguen lo que se proponen no se dan el lujo de dejar las cosas a medias, de dejarlas en segundo plano y no retomarlas lo antes posible. Si algo ineludible se presenta, soluciónalo y vuelve inmediatamente a retomar el camino que te llevará a tu meta.

 

Tengo demasiadas cosas que hacer ahora

Aunque ciertamente tengamos mucho que hacer, no deberíamos caer en esta excusa ya que  por regla general, no vayas a tener más tiempo en el futuro. Si tienes mucho que hacer en este momento, probablemente seguirás teniendo mucho que hacer más adelante, y de hecho es probable es que el próximo año estés aún más ocupado de lo que estás hoy.

En estos casos de lo que se trata es de priorizar y organizar bien el tiempo del que disponemos. Puedes comenzar por preguntarte: de las cosas que haces actualmente ¿Cuáles son menos importantes para ti que el objetivo que te propones o las metas que te gustaría lograr? Atento a si el miedo a un posible fracaso te está haciendo utilizar el cúmulo de actividades menos importantes como excusa para no emprender el camino hacia tus sueños.

 

Estos son sólo un puñado de las excusas más comunes para dejar las cosas para más tarde. Queríamos poner el acento en ellas para hacerte reflexionar en el caso de que te estuvieras poniendo alguna de ellas.

Seguro que se te ocurren, o has oído otras tantas ¿Te gustaría añadir alguna más?

dic
31


Faltan apenas unas horas para la llegada del nuevo año y, de una manera u otra, todos asociamos ese cambio en el calendario a un cambio en nuestras vidas. Muchos son los que piensan e incluso escriben su lista de propósitos, aquello que quieren hacer, lo que desean que se cumpla antes de que acabe el próximo año. Sin embargo la mayoría de esos propósitos suelen quedar a medias o sin empezar. Y es que el plazo de un año resulta tan extenso que aquellos propósitos que te planteas corren el riesgo de quedar difusos en el tiempo, y cuando te quieres dar cuenta te encuentras a 31 de diciembre. O sencillamente, los olvidas sin más.

propositos que te planteas

¿Conseguirás este año cumplir los propósitos que te planteas?

Tal vez es que los propósitos que te planteas son un poco inalcanzables. ¿No sería mejor pararte a pensar qué es lo que realmente necesitas cambiar en tu vida? Tampoco es preciso prometerse cosas demasiado ambiciosas. De hecho, si te propones cosas que sabes que eres capaz de poder realmente cumplir, las cumplirás, y te sentirás con energías renovadas para comenzar otros proyectos cada vez más grandes.

Por otra parte, el secreto está en visualizarte en esa situación con el objetivo cumplido y no tanto en los sacrificios que tendrás que realizar para llegar a ello. De tal manera, que sin duda afrontarás esos retos con más fuerza.

¿Por qué no incluyes ese mismo propósito en tu lista? “Quiero realmente este año conseguir todos mis propósitos. Para ello me propondré cosas que realmente pueda cumplir, y además me visualizaré en la situación de haberlo conseguido. Quiero, puedo hacerlo, y lo haré.”

 

Desde Adictos al Éxito deseamos, queremos, y sabemos que este año que entra vendrá cargado de energía para poder conseguir todo lo que te propongas. ¡Feliz año 2013!

dic
24


Esta noche comienza la época navideña en la que nos solemos juntar con nuestras familias. Pasamos más tiempo con ellos, y cada uno lo asume de manera diferente: hay personas que esperan con ilusión esos días en familia y otras lo sienten como una obligación que cumplir a regañadientes. Sea como sea, si se trata de algo que tenemos que hacer cada año, ¿por qué no tomárnoslo de manera positiva y disfrutarlo?

Cena de navidad en familia

¿Las reuniones familiares te ponen de los nervios?

Cada día nos vemos rodeados por cientos de estímulos y cada uno nos genera una emoción diferente, por tanto, una respuesta para cada uno. Aunque muchas veces los sentimientos nos dominen, el ser humano tiene en su mano la capacidad de elección de su estado de ánimo. ¿De qué manera puedes convertir la obligación en devoción?

Párate a pensar en los pros y los contras: ¿Las reuniones familiares te provocan apatía? ¿Tu suegra te pone de los nervios? Quizá el problema es que te fijas demasiado en esas cosas que tan poco te agradan. ¿Por qué no intentas pensar en positivo, poner el foco de atención en los pros? La ilusión de los más pequeños, las historias que cuentan los abuelos, los dulces y comidas que te recuerdan tu infancia…

Siendo así pues, la decisión de llevar mejor o peor estas reuniones se encuentra en nuestras manos. Valorar lo bueno y poner el foco en los pros te hará acostumbrarte a pensar en positivo y sobrellevar los tragos menos dulces de una manera diferente. Quizá te des cuenta de que no son tan malos tragos. ¡Anímate a pasar unas felices fiestas en compañía de los tuyos!

dic
22


la suerte depende de ti

“Cuanto más practico, más suerte tengo”

Llega el tan esperado día de la lotería de Navidad en el que muchos desean y sólo unos pocos consiguen que la suerte haga cambiar su vida. Todos pensamos alguna vez que haríamos si nos hiciéramos ricos de repente: las cosas que nos compraríamos, “tapar agujeros”, dejar de trabajar… Seguramente nos volveríamos locos y acabaríamos por no saber que hacer con tanto dinero, ya que todo no es tan ideal como parece. Las estadísticas nos dicen que la mayoría de la gente que gana la lotería termina tarde o temprano encontrándose con una situación económica igual o peor que antes de hacerse millonarios. Resulta un cambio tan grande que a muchas personas les es difícil de asumir. A pesar de esto, todos en mayor o menor medida contamos cada año con esta ilusión.

La suerte ¿se trabaja, o hay que buscarla? Según la definición de la Real Academia Española, la suerte consiste en el “encadenamiento de los sucesos, considerado como fortuito o casual”, por lo que depende de factores externos, pero también es cierto que quien no la busca no la encuentra, por lo que la suerte es algo que también se puede trabajar. Como decía el jugador de golf Gary Player “Cuanto más practico, más suerte tengo”. Entonces, ¿qué es necesario para encontrar la suerte y cambiar tu vida?

  • Actitud y aptitud: Se pueden tener aptitudes, es decir, capacidades que faciliten conseguir tus objetivos, pero sin una actitud positiva, jamás podrás alcanzarlos. Tener en mente que vas a ser capaz de conseguir todo lo que te propongas es el primer paso. A medida que vayas avanzando en tu camino te acercarás o puede que te alejes de tus propósitos. Sea como sea, todo ha de tomarse como aprendizaje y continuar con actitud positiva, sin desfallecer. Confía en ti mismo y en todo tu potencial.
  • Si sientes que quizá se te hace todo demasiado grande, piensa que nadie nace sabiendo, y que todo lo que quieras conseguir va a suponer un esfuerzo. Trabajar y estar abiertos a aprender constantemente componen el siguiente paso hacia el éxito.

Ya tienes todos los ingredientes del éxito: actitud, aptitud y trabajo. Entonces, cambiar tu vida y encontrar la suerte está en tus manos ¡sólo depende de tí!

nov
30


La creatividad es una capacidad que siempre ha sido admirada por el ser humano. Muchas son las mentes creativas de la Historia que se nos vienen a la cabeza: Leonardo Da Vinci, Thomas Edison, Salvador Dalí… han sido genios a los que se les asocia esa gran capacidad para imaginar y crear. Pero muy pocos son los que piensan que pueden llegar a ser creativos.  Crear significa crecer, y todos somos capaces de crecer como personas.

Si bien es cierto que la creatividad precisa del elemento de la espontaneidad, es posible entrenar nuestra mente para desarrollar nuestra capacidad creativa. Las bases para la creatividad son nuestro propio conocimiento y nuestra experiencia, al fin y al cabo eso es lo que diferencia a cada individuo, y es lo que se debe aprovechar. Todos tenemos esa habilidad latente, sólo hay que saber desarrollarla.

Es posible que la rutina diaria y la vida que llevamos nos hayan hecho acomodarnos demasiado y nos hayamos estancado. El primer paso no consiste más que en cambiar esa mentalidad cómoda y comenzar a introducir cambios en nuestra vida. Aprender a ser innovador en la vida personal nos ayudará a asumir ese comportamiento para llegar a ser creativos en los demás ámbitos de nuestra vida.

¿Cómo empezar?

  • Tenemos que empezar a fijarnos en las cosas que antes nos pasaban desapercibidas. Ser curiosos y observadores y abrir nuestra mente a nuevas posibilidades, ser conscientes de que no existe un solo camino para hacer las cosas. Escuchar a los demás, conocer, y en definitiva, empaparnos de todos aquellos estímulos que nos rodean, ya que cualquiera de estas cosas nos crea un conocimiento y una experiencia nuevos. Por otra parte, puedes ayudarte escuchando música que te inspire, leyendo sobre temas que te interesen…
  • Es imprescindible tener autoestima, ya que sin ella jamás conseguiremos el éxito. Para ser creativos debemos mentalizarnos de que podemos ser los mejores y conseguir lo que nos propongamos.
  • Por otra parte, existen técnicas para fomentar el pensamiento creativo. El brainstorming o tormenta de ideas, por ejemplo, consiste en escribir cualquier idea que nos surja. Por muy descabelladas que parezcan, esas ideas luego pueden desarrollarse dando pie a un producto genial.

Y sobre todo, arriésgate y no te estanques. “El secreto de la genialidad es el de conservar el espíritu del niño hasta la vejez, lo cual quiere decir nunca perder el entusiasmo” (Aldous Huxley).

nov
21


¿Quién no tiene sueños en la vida? ¿Te has planteado que verdaderamente los puedes alcanzar? El único límite a nuestros deseos siempre somos nosotros mismos.

  • Si te cuesta plantearte algo y llevarlo a cabo, es posible que lo que tengas más en cuenta sea el esfuerzo que puede suponer, y no el propio resultado. En este caso, es necesario un cambio de actitud, y anteponer la meta al esfuerzo que implique el llegar a ella. De esta manera, asumirás esa disciplina en tu día a día, y no te costará tanto el camino hacia cualquier objetivo que te propongas. Todo supone un pequeño sacrificio, pero el secreto está en no asumirlo como algo que te disguste, sino como un paso más para alcanzar tus deseos, así te resultará más fácil el camino.
  • Las metas que nos pongamos no deberían quedar como castillos en el aire. Resulta interesante establecer una serie de datos reales, fechas para el cumplimiento y pequeños subobjetivos a corto plazo. ¿Quieres quedar con ese amigo al que hace años que no ves? Localízale, llámale, establece un margen de tiempo para veros. En definitiva, márcate unas pautas reales de actuación, de tal forma que poco a poco irás superando cada paso y al final conseguirás tu objetivo. Tener una agenda para apuntar todas las pequeñas cosas que tienes que hacer puede marcar la diferencia entre actuar o no, y de esta manera, no se te olvidará nada, ni dejarás pasar el tiempo.
  • Ponte pequeñas submetas para alcanzar tu gran objetivo. ¿Quieres perder peso? Plantéate perder por ejemplo 1 ó 2 kg a la semana. Si te planteas objetivos muy grandes a corto plazo, es muy probable que no los alcances, y acabes frustrándote y abandonando. Lo mejor es ir poco a poco y caminando sobre seguro. Cada una de estas pequeñas metas superadas supondrá un refuerzo positivo, que hará que te cueste menos y asumas con más energía el siguiente paso hacia el objetivo final.

Teniendo estos pasos claros y en mente, tan sólo hace falta pasar a la acción. No pierdas más tiempo, ¡y haz realidad tus sueños!

Copyright © - Adictos al éxito 2012 - All Rights Reserved.